Reseña: READY PLAYER ONE de ERNEST CLINE

AVENTURAS JUVENILES PARA FRIKIS

De qué va: Novela de aventuras que transcurre, principalmente, en un mundo virtual. La clásica historia del protagonista humilde que se embarca en un gran desafío. Con sus buenos y sus malos, sólo que ambientada en un escenario muy peculiar.

Puntuación: 4 sobre 5, gracias a su trama y a su originalidad.

Impresión general:  Buena. Cierto que la caracterización de los personajes es demasiado infantiloide y que la historia es muy maniquea, pero la trama te acaba atrapando irremediablemente y no puedes dejar de leer.

Principales rasgos:

  • Novela de acción, a medio camino entre la fantasía y la ciencia ficción.
  • Spielberg ha hecho una película.
  • Continuas referencias a los años 80 y los juegos de ordenador.

∼∼∼

título en pared
Ready player one!

Reseña:

Nos encontramos en un futuro distópico, no muy lejano, en el que gran parte de la población subsiste hacinada en los arrabales de las ciudades. Y en la que todos se evaden de la realidad conectándose a un universo virtual llamado OASIS, que será donde transcurrirá la mayor parte de la novela.

Los elementos de la historia no son nada originales:

  • Tenemos como protagonista al típico héroe inesperado. Un joven huérfano que vive con su tía y tropecientas personas más en una caravana y que también se pasa el día conectado a esa dimensión sucedánea, donde es un crack.
  • Tenemos un gran desafío al que habrá de hacer frente: Uno de los creadores de OASIS muere dejando su enorme fortuna para quien consiga localizar un objeto (un huevo de pascua) que ha escondido dentro de su mundo virtual.
  • Tenemos como coprotagonistas a otros jóvenes que también andan metidos en la caza de ese tesoro. Y que compartirán todos ellos la típica relación de colegueo buenrollista tan perjudicial para el azúcar en sangre. Incluida una historia de amor bastante ñoña del protagonista con otro avatar (debe ser la edad, pero yo me lo tuve que leer por encima para evitar las arcadas).
  • Y tenemos a unos antagonistas muy muy malvados, los cuales pertenecen a una empresa putrefacto-capitalista que está dispuesta a todo con tal de hacerse con la fortuna del difunto y apoderarse de OASIS.

“Lo convertiréis en un parque de atracciones corporativo y fascista donde las pocas personas que se puedan permitir la entrada no gozarán de un solo resquicio de libertad”.

A la vista de todos estos ingredientes, este lector cascarrabias pensaba que no acabaría valorando la obra demasiado bien. Pero me equivoqué. Porque, conforme avanzas en la lectura, ésta se va haciendo cada vez más interesante. Y yo también acabé atrapado buscando el huevo de pascua de marras junto al protagonista. Lo cual me ha hecho reflexionar sobre lo bien que funcionan esos elementos tan básicos y manoseados en la ficción. Y sobre lo mucho que nos complicamos la vida algunos para intentar contar una historia distinta.

No obstante, la novela también tiene un par de defectos de los que conviene dejar constancia. El primero es un importante atentado contra la verosimilitud, que explico en el Apéndice final para no hacer aquí ningún spoiler. El otro es un pecado más venial: la afición de E. Cline por explayarse enumerando las referencias de los años 80 en las que se basa la búsqueda del tesoro, un exceso descriptivo que a veces se hace demasiado tedioso. A cambio, ese gusto por el detalle del autor tiene su contrapartida, pues éste se ha esforzado de verdad para no dejar ningún cabo suelto a la hora de tejer esa trama tan adictiva.

Conclusión:

Resumiendo, estamos ante una novela de aventuras con aires juveniles muy bien diseñada. La típica obra de género en la que prima la acción por encima de cualquier otra consideración. Si uno busca un buen entretenimiento, este libro es para él. Pero que se olvide de cualquier pretensión literaria.

∼∼∼

atención: spoilers!
si sigues leyendo, es bajo tu responsabilidad
APÉNDICE

Destripando el texto:

Como era de prever, toda la historia navega por los cauces más manidos. Los protagonistas son los primeros en ponerse por delante; después, los malos remontan (haciendo trampas, como no) y, cuando parece inevitable su victoria, nuestro héroe se hace con el gran premio en un giro inesperado de los acontecimientos. Consiguiendo, además, que los malvados paguen por todos sus crímenes.

Me gustó mucho, por cierto, la idea de que el protagonista se deje capturar para hackear el sistema desde dentro. No sólo está muy bien resuelto, sino que me dejó con ganas de saber más de ese mundo distópico en el que se apoya la novela. Lástima que E. Cline se haya centrado tanto en describir su universo virtual y sólo nos cuente lo imprescindible de esa sociedad en la que se desarrolla la ficción.

Primero me quitaron el mono y los zapatos para incinerarlos. Después me hicieron pasar por una especie de túnel de lavado de coches con distintas máquinas que me enjabonaron, frotaron, desinfectaron, aclararon, secaron y desparasitaron. Luego me entregaron otro mono de trabajo gris y otro par de zapatos de plástico.

Para mí, el gran defecto de la historia está, precisamente, en lo que ocurre en el mundo de verdad: En los asesinatos que cometen los villanos con total impunidad. Entiendo que el autor quiera que parezca que éstos se van a salir con la suya, pero resulta bastante inverosímil que los demás personajes no hagan nada al respecto. Un joven que domina como nadie las entrañas de ese universo informático, que es capaz de idear ese plan tan audaz para derrotar a los malos, no solo no les denuncia por haber matado a un montón de personas (incluida su tía) sino que ni siquiera se le ocurre divulgar la verdad por los foros de OASIS o contárselo a algún medio de comunicación.

Sin hablar del socio del difunto, que aparece al final de la novela para revelarnos que tiene super-mega-poderes y que ha estado haciendo de espía todo el tiempo que le ha dado la gana. ¡Menos contra los de esa empresa “fascista” a la que tanto odia y que, además de cometer los crímenes, está adulterando una competición que él se comprometió a vigilar!

En fin, lo dicho. Que se trata de una novela de entretenimiento. De una buena novela de aventuras, a medio camino entre la fantasía y la ciencia ficción. Y que, si eres un friki de manual, entonces igual te entusiasmará.